Posteado por: espacioom | 11 abril 2010

LA ÓRBITA MICROCÓSMICA

“Cuando apoyamos la paz fortalecemos la guerra, pues en el mundo dual ningún extremo existe sin su opuesto; hasta que aprendamos a vivir de nuevo hallando la paz en nosotros mismos.

Maestra Lilananda

Hola!

El ejercicio planteado en el artículo de hoy, la órbita microcósmica, es aplicable tanto para hombres como para mujeres, y nos enseña a potenciar el flujo de energía a través de nuestro cuerpo usando los dos canales principales, según la tradición china. Todo esto orientado hacia una sexualidad más espiritual.

Pero notarán también que el recorrido energético coincide con las posiciones de los charkras, lo que seguramente facilitará la ubicación.

En servicio,
Santiago
www.SantiagoMarino.com


Por FRANCIA GONZÁLEZ

LA ÓRBITA MICROCÓSMICA

Abrir la Órbita Microcósmica dentro de uno mismo es uno de los pilares de la práctica del Tao. Una órbita microcósmica abierta posibilita circular la fuerza vital (Chi) a través del cuerpo y expandirla hacia fuera para conectar con las fuerzas de la naturaleza y con la energía de la Tierra. Con unas técnicas muy concretas de relajación y concentración, esta práctica conduce el Chi a través de los meridianos más importantes del cuerpo.

Los maestros Taoístas descubrieron que hay dos canales de energía que llevan corriente particularmente fuerte.

Uno de ellos se denomina Vaso Concepción o Ren Mai, es un meridiano Yin, femenino, frío. Comienza en la base del tronco, a medio camino entre los órganos genitales y el ano, en un punto llamado perineo. Asciende por la parte delantera del organismo pasando por los órganos sexuales, el estómago, corazón, garganta y termina en la punta de la lengua.

El segundo canal, que recibe el nombre de Vaso Gobernador o Du Mai, es un meridiano Yang, masculino, cálido. Comienza en el mismo lugar que el anterior canal, pero asciende por la parte trasera. Sube desde el perineo, por el coxis y la columna vertebral hasta el cerebro y desciende por el paladar.

La lengua es como el interruptor que conecta esos dos canales o corrientes, que forman un circuito que hace circular la energía. A ese circuito se le llama la Órbita Microcósmica.

El canal Yin y el canal Yang se mezclan en armonía, incrementando el flujo de Chi y enviando energía, hormonas y vitalidad a todo el cuerpo. La energía es percibida, transformada y absorbida por cada punto u órgano que la necesite.

Al establecer el fluido de la energía por los meridianos, algunos Taoístas se concentraron en puntos de fácil obtención de la energía, los cuales están en concordancia con los puntos de acupuntura. Para que tales puntos de energía se activen se debe realizar tanto un trabajo mental como físico.

Para aprender a ser multiorgásmicos debemos ejercitar la órbita microcósmica con bastante regularidad, ya que al circular la energía por estos dos meridianos se desbloquea la energía en el cuerpo facilitando de esta manera el manejo energético del orgasmo.

El ejercicio es el siguiente:

-Siéntate en el borde de una silla con la espalda recta, las manos sobre los muslos, los pies separados apoyados sobre el suelo. Deja los genitales suspendidos en el aire (no apoyados sobre el asiento) y cierra los ojos.

-Concéntrate en el ombligo (el centro de la energía vital) hasta que puedas despertar el “chi”. Lo puedes sentir en forma de sutil cosquilleo, electricidad o sensación de energía. Una vez que puedas percibir la energía chi, auméntala con la respiración: al inhalar, la traes a ese punto y al exhalar la concentras allí. Siente la energía de la respiración tal como indiqué anteriormente en el artículo de la respiración.

-Lleva la energía hacia el centro genital (punto medio entre los genitales y el ano, sobre el perineo) así: Al inhalar la mueves del ombligo a los genitales y al exhalar la fijas en el centro genital. Puedes ayudarte imaginando visualmente una bola de luz plateada que baja por los canales y se fija en ciertos puntos, o haciendo una contracción de tu músculo pubocoxígeo. Realiza 2-3 respiraciones completas antes de pasar al siguiente punto. Sigue el mismo procedimiento para cada punto a continuación.

-Conduce la energía del centro genital al cóccix.

-Del cóccix a las lumbares (justo en la parte opuesta del ombligo).

-De las lumbares a las dorsales (justo en la parte opuesta del corazón).

-De las dorsales a la primera cervical (entre el cráneo y la columna).

-De las cervicales a la coronilla (el punto más alto de la cabeza)

-Y de ahí continúa bajando la energía de la coronilla al entrecejo.

-Del entrecejo a la parte alta del paladar para conectar a través de la punta de la lengua apoyada en el paladar, con la garganta. Ahora bajarás esa energía por toda tu línea media o canal de Ren mai.

-De la garganta llévala al corazón.

-Del corazón al plexo solar (punto medio entre el ombligo y la punta del esternón).

-Del plexo solar al ombligo, y así concluyes cerrando el circuito de la órbita microcósmica.

-Finalmente, haces una sola respiración en la cual subes la energía desde el perineo hasta la coronilla al inspirar, y devuelves la energía desde la coronilla hasta el perineo al exhalar.

Al principio puede que esto te resulte difícil… el pensar que debes de inhalar, subir la energía, conectar la lengua, luego bajar la energía, exhalar, etc. Con la práctica verás que es un acto totalmente natural y que ejercitándolo con regularidad formará parte de tu vida cotidiana.

Al aprender a respirar, meditar y usar la orbita microcósmica, que resulta ser como la llave para abrir y cerrar la energía, podrás manejar de una mejor manera tu energía sexual, cuidarla y expandirla a todas las áreas de tu cuerpo, mente y espíritu, teniendo de esta manera no solamente orgasmos genitales sino orgasmos de todo tu ser. Te será mucho más fácil llegar a ese punto en donde se encuentra todo y donde no hay nada a la vez… Podrás experimentar la experiencia de Dios. Pero para ello debes de practicar los 3 ejercicios que te he estado compartiendo en el transcurso de estas semanas.

Por favor, aprende a respirar, a meditar y a circular tu energía… Una vez que tengas dominadas estas prácticas podremos seguir nuestro entrenamiento en fases más avanzadas.

Haz que la energía complete el circuito dejando que tu mente fluya con ella. Los beneficios de esta práctica van mucho más allá de facilitar el flujo de energía vital y prepararnos para el tao del amor, también involucra la prevención del envejecimiento y la curación de muchas enfermedades, pero sobre todo, y en mi opinión lo más importante, te pone en el camino de conocerte a ti mismo y de abrir tu consciencia hacia el poder lograr el orgasmo cósmico, que no es otra cosa más que enseñarte a ubicarte en el momento presente y ser feliz en la circunstancia que estés… ubicarte a vivir la realidad con paz interior.

Con el corazón, en servicio,
Francia González (Gyan Anunaya)

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 130 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: