Posteado por: Om Espacio Dinámicas Integradas | 15 diciembre 2009

ALAS ~ Poseer Nuestro Nuevo Poder… Crear La Vida De Nuestros Sueños ~ 5 de Diciembre de 2009 por Karen Bishop

Gracias Margarita López!!!

Su Extracto Del Libro Para Hoy

De Cruzando al Otro Lado:

“Me Siento Muy Extraño y No Sé Por Qué”: Síntomas de Dejar Atrás Nuestros Viejos Roles

Energéticamente, espiritualmente, y a niveles del alma, todos estamos conectados en nuestro centro. Tal como las raíces de una alameda, aunque somos personas separadas, también estamos conectados profundamente en nuestro sistema de raíces. Como se mencionó anteriormente en este libro electrónico, comenzamos como una sola alma, nos separamos de nuestra fuente, y luego nos dividimos en alma tras alma tras alma. Además, todos nosotros somos parte de este gran plan de empezar de nuevo, compartiendo una misma mente por así decirlo, y tomando decisiones juntos a nuestros niveles álmicos más altos. De esta forma, muchas veces experimentamos los mismos sentimientos, y a veces, extraños síntomas de la ascensión, todos al mismo tiempo. Ya que nos hemos colocado dentro de este cuadro y plan, somos en gran medida parte de un todo bellamente conectado, atravesando amorosamente por este proceso juntos, puesto que hemos elevado la vibración del planeta a través de nosotros mismos, y ahora estamos creando la nueva realidad a medida que seguimos evolucionando y expandiéndonos.

A medida que progresábamos por los peldaños de la escalera de ascensión, por lo general experimentamos los mismos síntomas una y otra vez, ya que hay etapas comunes que se repiten con cada peldaño ascendente de la escalera. Uno de los síntomas que fue más común para todos nosotros, fue la pérdida de un sentido de pertenencia. Cada vez que dejábamos un peldaño de la escalera de ascensión, muy comúnmente teníamos esta sensación muy incómoda. Como ya no pertenecemos a nuestro viejo espacio, ahora estamos vibrando mucho más alto dentro de nosotros mismos, y hemos soltado tanto, que entonces ya no encajamos en ninguna parte, o así parece.

Nuestro nivel de conciencia es ahora mucho mayor, y ya no coincide con el bajo nivel de conciencia que creó el mundo en el que todavía residimos. Pero hay mucho más en esto que los niveles de conciencia. La conciencia puede existir dentro de una mente, pero el proceso de ascensión crea una conciencia que existe total y completamente dentro de cada célula de nuestro cuerpo humano. De esta manera, estamos vibrando mucho más alto que nuestro espacio energético anterior, y esto de por sí crea la incómoda sensación de que ya no pertenecemos a ningún lugar en esta tierra; y también podemos comúnmente sentir que ya no pertenecemos tampoco en nuestra propia piel. Hemos cambiado tanto, hemos dejado ir tanto de lo que pensábamos que éramos, y nos hemos alineado mucho más con nuestro verdadero y auténtico yo, que todo puede parecer extraño, fuera de lugar, y existente en un espacio que no encaja ni remotamente con donde estamos ahora. Simplemente, no podemos identificarnos de ninguna manera con el mundo en el que aún nos encontramos viviendo. Sí, evolucionar a través del proceso de ascensión es diferente que “conocer” mentalmente formas superiores de ser y de vivir. Llegamos a ser realmente estas formas profundamente dentro de nosotros mismos, y es así como sabemos que real y verdaderamente estamos evolucionando en seres de mayor vibración; ¡y especialmente cuando nos encontramos con que una conciencia superior no se parece ni remotamente a lo que pensábamos que sería!

Durante la ascensión, cuando empezamos a vibrar más alto dentro de nosotros mismos, ya no podemos residir en las vibraciones inferiores, por el simple hecho de que las vibraciones inferiores y superiores no pueden existir en el mismo espacio durante mucho tiempo. Hay un enorme desajuste en frecuencias, y esto puede causar un gran malestar y una experiencia tipo corto-circuito, incluso aunque no sepamos conscientemente por qué. Por esta razón, si no nos marchamos por nuestra propia cuenta debido a sentimientos de gran in-comodidad, ya que ahora somos un cuerpo o entidad de mayor vibración, entonces vamos a ser “expulsados” de un espacio de menor vibración; lo que significa que se nos pedirá que nos vayamos, se nos despedirá de un trabajo, una relación terminará, y así sucesivamente. Creando así aún más la intensa sensación y experiencia de no tener sentido de pertenencia. Y ya que todavía estaba por crearse un espacio físico de mayor vibración durante estos muchos años del proceso de ascensión, muchos que estaban pasando por el proceso fueron relegados a permanecer en sus propios espacios sagrados, u hogares, saliendo cada vez menos, a la vez que conectaban con almas afines cuando era posible, muchas veces a través de internet, a medida que su círculo de amigos se hacía cada vez más pequeño.

Pero no tener sentido de pertenencia realmente va un poco más profundo que todo lo anterior. Debido a que estamos todos tan conectados y somos parte del plan, con cada cambio de energía o nueva decisión álmica de las masas, la mayoría de nosotros simplemente lo sentíamos sin ninguna razón aparente. Cuando tuvimos una reestructuración masiva a partir de Julio del 2009 debido a que un número demasiado grande de las masas aún no estaba a la altura, realmente lo sentimos. Pesar por un fracaso, tristeza por una gran pérdida, llanto sin motivo aparente, e incluso simplemente sentir que se había producido un gran cambio en alguna parte, fueron las emociones y sentimientos comunes durante este tiempo, incluso si muchos de nosotros no sabíamos por qué. Así que en lo que respecta a no tener un sentido de pertenencia, podemos tener esta sensación intensa e incómoda, incluso aunque nuestras vidas sean las mismas que eran sólo un día antes; todo porque estos cambios se están produciendo en lo profundo de nosotros y a niveles de nuestra alma.

ALAS
~ Poseer Nuestro Nuevo Poder…
Crear La Vida De Nuestros Sueños ~
5 de Diciembre de 2009
por Karen Bishop

Traducción: Margarita López
Edición: El Manantial del Caduceo
http://www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm

¡Bienvenidos!

Esta semana pasamos a la siguiente fase de crear nuestro cielo en la tierra, y tuve que reírme, ya que se manifestó de maneras muy extrañas e interesantes. Un poco desconcertada al principio, y luego un poco molesta por el repentino cambio en la energía, después de darme cuenta de lo que estaba ocurriendo, realmente sólo pude empezar a reír. Yo sabía con certeza que nosotros estábamos creando esta última energía por nosotros mismos, pero por un tiempo, ¡no estaba muy segura de por qué diablos estaríamos haciendo lo que estábamos haciendo!

Durante el fin de semana del 28 y 29 de noviembre, más energía nueva y de mayor vibración llegó para nosotros. Se pudo sentir como el ya familiar dolor de piernas y pies (ya que todavía nos estamos arraigando en la nueva Tierra), dolor en la parte baja de la espalda, sinusitis o dolor facial, una simpleza (no podía parar de reír), tal vez una sensación de embriaguez o mareos, síntomas de gripe, y una necesidad de tomar una siesta o dormir.

Inmediatamente después, pudo haber sido difícil conciliar el sueño, y pronto llegó una tensión o rigidez. A medida que nos preparamos para crear un nuevo cielo en la Tierra, también empezamos a vivir y a estar en las vibraciones superiores. De esta manera, aunque podemos no ser conscientes de ello, ahora estamos creando más fácilmente. Y como siempre, creamos más rápido, simplemente a través de las creencias que encarnamos dentro de nosotros mismos.

Así entonces, pasamos a un nuevo espacio, sabíamos a niveles de nuestra alma o niveles del yo superior, que era hora de comenzar a tener la vida de nuestros sueños, y por lo tanto, pasamos a un nuevo espacio de “tomar las riendas de nuestra vida”. Estábamos empezando la etapa de poseer nuestro poder, por lo que en cierto modo, pudimos habernos sentido más poderosos, más enérgicos, al mando de nuestro espacio, y ahora con toda seguridad, poseyendo la posición de “el director” de nuestra nueva realidad y nuevas vidas.

La parte divertida y quizás confusa llegó como resultado de nuestra repentina postura de “vivir nuestra propia realidad”. Dado que todos y cada uno de nosotros ve las cosas a través de nuestros propios filtros o percepciones particulares de la realidad, o más bien nuestro don particular o contribución al todo, esto es a lo que nos aferramos y a lo que le infundimos una gran cantidad de nuestra energía.

Así pues, pudimos haber tenido interacciones con otras personas que simplemente no nos oyen, o pudimos no haber oído a los demás, o pudimos no haber estado de acuerdo o ni remotamente haber entendido la motivación de los demás. Fue como si todos estuvieran viviendo en su propia burbuja de realidad, puesto que cada uno de nosotros repentinamente nos agarramos a nuestra pieza o percepción, y nos aferramos con tanta fuerza que entonces no interactuábamos ni conectábamos con las diferentes energías que estaban a nuestro alrededor.

Lo que sucedió fue que pasamos a un nuevo espacio de crear nuestra propia realidad… la realidad de nuestros sueños… e infundimos tanta energía en ella, ya que este nuevo espacio recién había llegado… que ya estábamos “hartos” con todo el asunto. Demasiado de algo bueno, por así decirlo. Y de esta manera, esta nueva situación pudo haberse sentido como oscuridad hasta cierto punto, ya que pudimos haber pensado que habíamos visto cosas que en realidad ni siquiera estaban ocurriendo, o incluso haber manifestado cosas todavía desde nuestros miedos o experiencias habituales del pasado. Además, la separación siempre se puede sentir como oscuridad, y es que estábamos separados unos de otros durante este tiempo porque nos manteníamos inflexibles en nuestros propios filtros o contribuciones, las cosas pudieron haberse sentido muy extrañas en verdad. Arriba abajo, arriba abajo… ¡este proceso no ha sido coser y cantar ya por un tiempo!

(Pero hay otro aspecto también en cuanto a cualquier sensación de oscuridad. Ya que finalmente comenzamos a asumir nuestros lugares destinados como administradores de la tierra, y a medida que así nos anclamos y arraigamos más plenamente, estamos liberando naturalmente cualquier energía más oscura o más densa que yace en lo profundo de la tierra. Estas energías no están dentro de nosotros, sino dentro de la tierra, y son muy viejas. De esta manera entonces, a medida que surgen como una nube callada y empiezan a levantarse y partir, de hecho podemos sentirlas pasar.)

Así pues, hemos experimentado las realidades de nuestras propias mentalidades en particular. En otras palabras, creábamos lo que creíamos que era verdad. Yo estuve almorzando hoy en un restaurante local, y el “dueño/cocinero” y yo empezamos a conversar. Él me había preguntado qué hacía yo para ganarme la vida, y yo le dije que era una escritora espiritual. Entonces procedió a decirme que él era bastante bueno para decirle a la gente qué signo astrológico eran, ya que podía leer su energía. Dijo que yo era Libra o Aries (soy Tauro). “Hmmmm…” le contesté. Luego me preguntó dónde me crié. “El sur de California”, le dije. Me dijo que yo, en efecto, portaba la energía de alguien que amaba el mar (¡yo rara vez iba a la playa en todos mis años viviendo allí ya que era muy lejos!). Él estaba viendo desde su propia caja en particular.

Mi siguiente parada fue en un nuevo banco, ya que necesitaba abrir una cuenta nueva (una que aceptara la moneda extranjera que algunos de ustedes me envían con tanto amor). Yo iba pensando en el camino, “Me encantaría interactuar con algunas energías diferentes que realmente me vean hoy. Al seguir con la representante de cuentas nuevas, ella se tomó un período de tiempo sorprendentemente largo para llegar a conocerme. Incluso tomó notas sobre mis mascotas, cualquier actividad nueva que estuviera próxima, qué sentía yo por los bancos, ¡y cuántos nietos tengo! “¿Siempre llegas a conocer tan bien a tus clientes?”, le pregunté. Su atención hacia mí era extraordinaria. También había estado pensando antes, acerca de involucrarme de nuevo con caballos. “¡Adivina qué!” me dijo emocionada esta mujer inusualmente cariñosa y amable después de que habíamos terminado. “¡Por abrir una nueva cuenta con nosotros el día de hoy, te regalamos un caballo de peluche!” Experimentando las realidades de nuestra idiosincrasia.

Además, debido a que vemos las cosas a través de nuestros propios filtros particulares, podemos encontrar que nos estamos diciendo el uno al otro: “No, esto ocurre debido a esta razón”, mientras otro dirá: “No, de hecho está ocurriendo por esta razón “. En este sentido, podemos encontrar que estamos extrañamente en conflicto con otros, o incluso que ellos nos están ignorando, a quienes somos, o a lo que estamos tratando de decirles. Puede parecer que estamos atascados ahora en nuestras propias cajas de realidad individual, ya que esta nueva energía nos anima a reclamar nuestro poder y mantenernos fieles a quienes somos y lo que somos. Éstas son manifestaciones de nuestro poder que está de regreso.

La experiencia de oscuridad puede ocurrir en lo que respecta a esta nueva etapa, cuando nos encontramos con una energía que se aferra muy firmemente a una percepción o manera de dirigir su energía de menor vibración. Esto crea ese choque de energías ya familiar que resulta de cuando una energía que vibra rápidamente, entra en contacto con otra que vibra mucho más lento. Por eso, aunque ahora estamos en el nuevo mundo, y hemos dejado otro mundo muy atrás, todavía hay muchos niveles o peldaños en este nuevo mundo, teniendo en cuenta las variaciones en creencias y percepciones.

Como estamos entrando en el nuevo campo de por fin empezar a crear otra vez, me gustaría referirme a algo que ya es pasado, pero que también puede estar afectándonos todavía a algunos de nosotros. Personalmente, creo que esta situación llegó tan profundo para muchos de nosotros, que necesita ser reconocida una vez más.

Cuando experimentamos el “fracaso” del plan de ascensión original, y cuando las cosas parecían estar yendo mal durante tanto tiempo, realmente nos golpeó a niveles de nuestra alma. Muchos de nosotros habíamos venido a este planeta con el único propósito (álmico) de concebir y experimentar el plan de ascensión, o más bien ayudar al planeta a elevar su vibración de manera que pudiéramos empezar todo de nuevo, y luego renacer en un universo muy nuevo después de restaurar éste.

Todo lo que existe en los niveles de nuestra alma va muy profundo. Muy profundo en verdad. Cualquier cosa al nivel del alma proviene de la esencia de nuestro ser y existencia, y siempre anula cualquier otra forma de creación. Habíamos seguido por muchísimo tiempo, con este plan incrustado en lo profundo de nuestros corazones. Habíamos tomado decisiones en nuestras vidas, sabiendo todo el tiempo y esperando que las cosas resultaran de una cierta manera específica. Por lo tanto, confiábamos con cada fibra de nuestro ser que las cosas estaban en orden divino y perfecto. Estábamos cableados para este resultado y pusimos todo de nuestra parte, desde el momento de nuestro nacimiento. Nunca imaginamos que las cosas resultarían como resultaron.

Para muchos de nosotros, todavía estamos aturdidos por el resultado. No nos hemos adaptado por completo todavía. Estamos todavía en shock y recuperándonos de la separación de los mundos, y del cambio de un plan que estábamos tan seguros de que tendría éxito. Después de todo, vinimos desde todas partes del cosmos, con mucha representación, y la mayoría de nosotros somos almas viejas que hemos estado por aquí por eones de tiempo. Somos maestros y viejos sabios en crear y experimentar, y añadan a esto la enorme cantidad de almas que participaron, y el fracaso por lo tanto, ni siquiera era algo para considerar.

Así entonces, seguimos confiando y sabiendo que nuestra guía espiritual nos mantendría por buen camino, y produciría un resultado que esperábamos. Algunos de ustedes que han sido mis lectores por un tiempo, podrán recordar que yo tuve un breve primer matrimonio hace unos años. Se me dijo específicamente cómo y qué ocurriría, a pesar de que originalmente tenía dudas. Mis guías fueron categóricos, y a medida que las cosas progresaban en el principio, resultó que estaban en lo cierto. Como la mayoría de ustedes saben, no duró mucho. Entonces mis guías me dijeron que habían “calculado mal”. Aunque nunca comenté al respecto en mis escritos, ya que quería respetar la privacidad de mi pareja, esta experiencia sacudió mi confianza en mi guía espiritual, y me tomó un tiempo regresar y volver a montar mi caballo. Esta explicación es la misma para casi todo lo que ocurrió en los últimos dos o tres años, y por supuesto en lo que respecta al plan de ascensión. A niveles de nuestra alma, “calculamos mal”. De ahí las promesas aparentemente rotas y resultados que a la larga dejaron de tener sentido.

Comparto con ustedes esta historia, pues sé que muchos de ustedes experimentaron lo mismo. Hicimos lo que simplemente “sabíamos” era lo correcto, y luego los resultados que esperábamos con cada fibra de nuestro ser, no ocurrieron. Así que ahora, aquí estamos en un giro muy nuevo en el camino… en un muy nuevo comienzo. En este sentido, aún podríamos sentirnos reacios a saltar una vez más, empezar a desear, empezar a crear, y confiar en que las cosas resultarán de manera diferente esta vez. Durante los últimos dos o tres años, muchos de nosotros sólo hemos conocido la oscuridad, el dolor, ser golpeados, que casi todo aparentemente vaya mal, y “esperar”.

Dado que ahora estamos experimentando las realidades de nuestra mentalidad, y dado que todavía podemos sentirnos negativos, cínicos, y ciertamente en una rutina o costumbre de tener experiencias desagradables (ya que eso es lo único que hemos conocido por algunos años), ahora sabemos que podemos querer ser conscientes de lo que estamos esperando que ocurra. Así entonces, como ahora estamos creando de nuevo, lo que esperamos es lo que ahora estamos creando. Si podemos ser gentiles con nosotros mismos, si podemos aprender a confiar de nuevo, si podemos saber que estamos poseyendo otra vez nuestro poder como nunca antes, y lo más importante, si podemos reunirnos con nuestros hermanos y hermanas para garantizar una magnífica experiencia de creación, creo que podemos en verdad encontrar nuestro nuevo cielo en la Tierra.

Así que lo que ha ocurrido más recientemente esta semana, es que nos estamos preparando para crear de nuevo, pero aferrándonos con tanta fuerza, que estamos en peligro de crear en una caja, sin considerar ni interactuar con quienes nos rodean. Con el tiempo esto disminuirá. No podemos crear lo nuevo en esta nueva realidad, a menos que nos unamos con nuestros hermanos y hermanas y combinemos nuestras energías y talentos.

En lo que respecta a la separación de los mundos, algunos de nosotros también tuvimos grandes cambios en los resultados en relación a con quién terminaríamos, e incluso dónde residiríamos o cómo se verían las cosas para nosotros. En última instancia, teníamos parejas predestinadas para esta fase del plan. La fase en la que finalmente nos encontrábamos en la tierra prometida, o en nuestro cielo en la Tierra. Pero dado que el plan creó algunos resultados que fueron mal calculados, también pudo haber cambiado quiénes iban a ser nuestras parejas. Como con las sillas musicales, ahora nos estamos alineando con cosas nuevas y diferentes y con personas nuevas y diferentes, todo dependiendo de quién aterrizó en este nuevo y otro lado. El plan cambió debido al hecho de que todos tenemos libre albedrío. Así pues, algunas de nuestras parejas predestinadas no cruzaron con nosotros, ya que eligieron quedarse atascadas, estaban dañadas o demasiado sobrecargadas por los desafíos que creó el proceso de ascensión, o no crecieron ni se expandieron como habían planeado.

De esta manera, se nos dieron entonces muy nuevas parejas “finales”. Estas nuevas parejas o conexiones son todavía muy intensas y muy sinceras, no obstante. Pero dado que tanto cambió en el último momento, o el momento de la separación final de los mundos, algunas almas literalmente saltaron a través del abismo en el último momento. Se aferraron con todas sus fuerzas, y ahora tienen mucho en qué ponerse al día. Estas almas viven actualmente en la frontera dimensional y lejos de nuestro alcance, pero con el tiempo, vamos a unirnos con ellos en completa totalidad…. en dos años, o más bien, en el 2012. Debido a que cruzaron en el último momento, muchos de ellos todavía deben completar sus guiones álmicos antes de estar libres para experimentar su cielo en la Tierra y luego unirse a nosotros en todos los sentidos.

Como la tierra está ahora en el lugar que le corresponde en el cosmos, nosotros también estamos en los lugares que nos corresponden. Así que, aunque ha habido tantos cambios y reestructuraciones y gran movimiento debido a los cambios bruscos, las cosas realmente se están alineando, aunque sea en formas nuevas y diferentes. Nuestras nuevas y legítimas parejas van a abrir nuestros corazones una vez más. Ellos portan las llaves que sólo ellos pueden portar para nosotros. Y a medida que ellos lleguen dentro de la fibra misma de nuestro corazón, vamos a experimentar una alegría, una emoción, un alivio, y una gratitud que es casi imposible de describir.

Así que ahora estamos creando desde nuestro corazón. Estamos siguiendo el camino de nuestro corazón, incluso aunque no tenga sentido. Podemos saber con total certeza, que si permitimos que nuestros corazones nos guíen y dirijan el camino, finalmente vamos a experimentar nuestro cielo en la Tierra en los tiempos por venir.

Con mucho amor y gratitud,

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: