Posteado por: Om Espacio Dinámicas Integradas | 16 marzo 2010

La Meditación durante el Sexo te transforma en un Ser Humano Nuevo

“Es un error pensar que el amor llega a través de un largo acompañamiento y perseverante cortejo. El amor es el hijo de la afinidad espiritual, y a menos que esa afinidad sea creada en un momento, no será creada por años o incluso generaciones.

Kahlil Gibran

Hola!

Hoy tenemos una invitada especial, Francia González, médico homéopata, médico chino tradicional, maestro Reiki, etc., etc. Es una persona sumamente preparada y quien lleva bastantes años de trabajo en estos temas. Además de su actividad médica y terapéutica, ella ha dictado clases y talleres en varias instituciones en Guadalajara, su ciudad de residencia, y dentro de los temas que maneja está el del sexo sagrado.

Sé por experiencia propia, que este es uno de los temas que más interesa a las personas que estamos en un proceso espiritual consciente, y también sé que es uno de los temas cuyo abordaje más choca contra nuestras creencias culturales, ya que, querámoslo o no, la gran mayoría de quienes leemos este Boletín crecimos en latinoamérica y España y fuimos criados en hogares católicos. Por lo menos en mi caso, me costó bastantes años zafarme de esa concepción del sexo como algo disimuladamente pecaminoso, ya que la programación infantil no es tan fácil de borrar… ¡Pero este tipo de artículos ayuda!

En De2Haz1 he colgado un par de artículos más de Francia en una nueva categoría en “Para Tu Crecimiento”, llamada Sexo Sagrado. Están invitados a leer…

En servicio,
Santiago
www.SantiagoMarino.com


Por FRANCIA GONZÁLEZ

LA MEDITACIÓN DURANTE EL SEXO TE

TRANSFORMA EN UN SER HUMANO NUEVO

La meditación se describe como la práctica de un estado de atención concentrada, ya sea sobre un objeto externo, un pensamiento, la propia consciencia, la respiración o el propio estado de concentración.

Sin embargo la meditación es uno de los estados más hermosos y naturales de todo ser humano cuando se puede hacer consciente, ya que es además, la práctica del recogimiento interior y la práctica de la contemplación de cuanto ocurre a nuestro alrededor.

La meditación como la conocemos normalmente se caracteriza por tener algunos de estos rasgos:

-Un estado de concentración sobre la realidad del momento presente

-Un estado experimentado cuando la mente se disuelve y es libre de sus propios pensamientos

-Una concentración en la cual la atención es liberada de su común actividad y focalizada en Dios

-Una focalización de la mente en un único objeto de percepción, como por ejemplo la respiración o una recitación de palabras constante que se conoce como mantra.

Lo que no muchos han podido entender es que la meditación simplemente es estar consciente del “aquí y el ahora”, es vivir el momento presente abriendo todos nuestros sentidos para dejar pasar a través de nosotros lo que “ES”… es tener presente toda nuestra atención y concentrar nuestra energía en la atemporalidad de cada segundo y vivir cada momento contemplando simplemente y de manera NEUTRAL el destino.

Meditar, es la condición natural de la conciencia humana, capaz de comprender por sí sola el significado de su existencia, aún si esto ocurre a nivel del inconsciente. Algunos maestros Zen dicen que meditar es «tocar el corazón» del ser humano.

Hay muchas formas de meditar según sean las diferentes corrientes que se sigan, ya sean hinduistas, Zen, Taoistas etc… por medio del uso de la concentración en la observación de mandálas, de repeticiones de mantras, de la respiración o incluso meditaciones dinámicas.

Pero mi intención primordial va mas allá de explicarles una u otra técnica de hacerlo, lo que pretendo es que comprendan y hagan suyo lo más sutil del significado de meditar, para lo cual les contaré una metáfora.

“Había una vez dos monjes hablando en un monasterio porque tenían un par de horas todas las tardes para meditar y pasear. Se pusieron a discutir si podrían fumar, porque no estaba prohibido, pero ellos no estaban seguros de que fuera lícito hacerlo, así que pensaron que lo mejor sería preguntárselo al abad.

Al día siguiente, uno de los monjes estaba muy inquieto, y cuando vio venir al otro monje fumando, no daba crédito. Dijo: “no entiendo nada, le he preguntado al abad ‘¿puedo fumar mientras medito?’ Y él me ha dicho: ‘¡De ninguna manera!’ – Pero tú estás fumando- …¿acaso tú no le has preguntado?”

El otro monje respondió: “-Sí se lo he preguntado- pero yo pregunté ‘puedo meditar mientras fumo?’ y él me dijo: ‘-buena idea- ¿para que perder mas tiempo? Si mientras fumas también puedes meditar…adelante!’ ”

Sencillamente… la meditación es la observación consciente de todo lo que se presenta y ocurre, VIVIR en el aquí y el ahora. “Solamente el momento presente es importante”. Es muy importante aprender a concientizar todo lo que ocurre en el momento presente a través de las seis puertas de los sentidos – ojos, oídos, nariz, lengua, cuerpo y MENTE –todo lo que nos rodea debe ser notado, atendido y observado como objeto de meditación.

La meditación es la forma por la cual la mente logra alcanzar un plano de realidad y entendimiento de todo lo que sucede.

Si vas a comer, medita! Si vas a cantar, medita!… si vas a manejar tu auto, medita!! Lo cual significa… “vive lo que haces”… no te distraigas de tu foco… no te desalinees del flujo en el que te encuentras… HAZ DE TU VIDA UNA MEDITACIÓN.

Después de leer todo esto entenderás por qué la meditación es fundamental para poder acceder al sexo sagrado, porque para lograrlo necesitas “estar presente” con todos tus sentidos físicos y a la vez alineado con la conexión de tu alma para poder así ver de frente a la divinidad que vive en ti. Meditar mientras hacemos el amor es uno de los actos más sutiles, tranquilos, silenciosos y amorosos que existen, y es además cuando la meditación resulta más fácil, porque cuando te aproximas a una situación orgásmica, se detienen los pensamientos, te transformas más en energía, en fluido, en pura palpitación. Y es en ese momento en el que hay que hacer más consciencia, porque pase lo que pase, la palpitación, el orgasmo cada vez más cercano y sabiendo que hay un punto sin retorno, debemos de aprender a observar y a reconocer la paz interior. Esta es la vigilancia más secreta e interna que existe… “si uno puede percibir esa consciencia durante el orgasmo, se puede percibir todo lo demás en la vida”, porque el sexo es la experiencia más intima y absorbente que existe… es donde se origina la vida y es la misma energía para entrar en la muerte al soltar, dejar ir, tener la confianza, la seguridad en el último momento y expandir nuestro ser a otra dimensión.

Con el sexo sagrado aprendemos a ver la vida y la muerte de cada instante como algo natural y hermoso como la vida misma lo es… como es adentro es afuera… como es arriba es abajo… simplemente como ES… ES.

Puedes visitar el Blog de Francia González en www.CentroAnunaya.com.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: