Posteado por: Om Espacio Dinámicas Integradas | 17 agosto 2010

MEDITACION Y CELEBRACION DE CIRCULO DE LUNA LLENA EN VIRGO

MEDITACION Y CELEBRACION

DE CIRCULO DE LUNA LLENA EN VIRGO

La labor de Virgo es la que, a su tiempo, pone en manifestación el principio Crístico dentro del individuo y dentro de la raza de los hombres.


MARTES 24 DE AGOSTO 20 HS.


TRAER: MANTA, FLORES, VELAS BLANCAS, PEDIDOS PARA CONSAGRAR EN EL ALTAR


CONFIRMAR ASISTENCIA, CONTRIBUCION $15.00

ESPACIO OM – ALVEAR 209 – 0341 155 880962

Meditación de Luna Llena: Significado

La meditación en el momento de la luna llena es una importante forma de servicio. La luna llena de cada mes es un período de intensificación de la energía y de elevación de la actividad espiritual; un momento de inspiración e intuición y de acrecentada oportunidad para servir. La meditación en el momento de la luna llena es una técnica para establecer contacto efectivo con la luz y el amor actualmente necesarios en los asuntos humanos. En el momento de la Fiesta de luna llena, la luna se encuentra en el lado opuesto de la tierra y alejándose del Sol. Esto permite una relación plena, directa y sin obstáculos entre la tierra y el sol, fuente de nuestra vida, de nuestra conciencia y energía, lo cual simboliza la relación existente entre la personalidad humana y el alma. El tiempo de luna llena es la pleamar de las energías espirituales, tanto en el planeta como en el mundo del pensamiento humano. Quienes eligen servir de este modo, emprenden el trabajo mental de redención y renovación, transformando e iluminando la atmósfera interna de la conciencia humana. Es necesario alinearse subjetivamente con el grupo planetario de meditadores, tanto para llevar adelante el trabajo científico de este campo como para proteger al individuo de una posible sobreestimulación. La participación de gente de muchas naciones aumenta la efectividad de este trabajo de servicio, por medio de la meditación; el grupo es más grande que la suma de sus partes:

La afluencia de energía espiritual en el momento de la luna llena es aumentada por el pensamiento enfocado de los meditadores en cooperación. Esto produce varios efectos: refuerza la relación subjetiva entre todos los miembros del reino humano; influencia también la relación entre la humanidad y los demás reinos que coexisten en este planeta. Las rectas relaciones humanas son una indicación de rectas relaciones entre hombre y hombre y entre hombre y Dios; esto, a su vez, aclara el camino para la emergencia de una calidad de vida más elevada.

Cada mes, durante la luna llena, el sol está alineado con uno de los doce signos del zodíaco. Los signos indican la cualidad de las energías subjetivas disponibles por transmisión durante ese mes. En los ciclos anuales, la humanidad como un todo está expuesta a toda la gama de experiencia. Estas energías y cualidades estimulan la evolución de la conciencia humana; las energías zodiacales pueden ser utilizadas por todos los individuos.

El trabajo consciente con estos diferentes tipos de energía espiritual lleva la inspiración e ideas al alcance de las mentes y corazones humanos. La meditación, especialmente en disposición grupal subjetiva, estimula un nuevo factor en la conciencia humana – una creciente madurez espiritual. Este vasto trabajo planetario de servicio mundial contribuye a la tarea de civilizar espiritualmente el planeta tierra.

FESTIVAL DE VIRGO

Nota clave: “Soy la Madre y el Hijo, soy Dios, soy materia”.

Mientras consideramos el trabajo posible este mes durante el Festival en Virgo, recordemos que estamos trabajando en meditación junto con cientos de miles de personas por todo el mundo. Estos meditadores, trabajando individualmente o en grupos, establecen juntos el acercamiento de la Luna Llena a la Jerarquía y se hacen receptivos comogrupo mundial a la corriente de energía disponible y crean los efectos necesarios.
Por lo tanto, para participar plenamente en este servicio planetario, es necesario que, al prepararnos para meditar, nos convirtamos en una parte consciente de éste gran y creciente grupo de servicio. Podemos hacerlo muy sencillamente mediante el poder del pensamiento. Enlazamos conscientemente con este centro iluminado de meditación y nos identificamos con el. Así, nuestro propio trabajo queda resaltado por el grupo al tiempo que le realizamos una contribución.

Debemos también acordarnos de un hecho esencial que reside tras el trabajo que podemos realizar en el momento de la Luna Llena. “Desde el punto de vista de la verdad esotérica, las constelaciones, signos del zodíaco y los planetas son sencillamente Vidas encarnadas “Vidas manifestándose a través de las formas de planetas y constelaciones” y la expresión de la vida, la cualidad, el propósito y la intención de los Seres que les han traído a la manifestación”.

Las energías cualificadas por esas “Vidas encarnadas” fluyen secuencialmente a través de nuestro sistema solar, a través del planeta y al campo de la consciencia humana. Alcanzan su punto más elevado en el momento de la Luna Llena, cuando la forma de la luna en sí está fuera del camino y existe un alineamiento directo y sin obstáculos entre la tierra y el sol, nuestra fuente de vida y energía.

Este mes, la energía de la constelación de Virgo está cualificando las fuerzas extraplanetarias que circulan a nuestro alrededor. Virgo es el principio material o materno, alimentando la simiente de la divinidad presente en el corazón de cada ser humano. Virgo proporciona las condiciones de oscuridad, calor y quietud necesarias para toda gestación. Virgo ha aceptado la tarea de dar a luz al Cristo, que es el destino final de todo ser humano.

Existe cierto número de ideas clave que emergen al estudiar las posibilidades inherentes a la experiencia de Virgo. Una es ésta: “Virgo concierne a la totalidad de la meta del proceso evolutivo de proteger, alimentar y, finalmente, revelar la realidad espiritual oculta”. Esta es el alma, el Cristo, el principio de amor: “Cristo en nosotros, esperanza de vida”. Se trata de una afirmación dramática, pero que encarna la verdad en cuanto a la misión de Virgo. En este segundo sistema solar, la meta evolutiva para la humanidad es traer el principio interno del alma, el Cristo, a una plena y perfecta manifestación. A este segundo sistema solar todavía le quedan millones de años por delante y, aunque podríamos considerar que tenemos tiempo de sobra, actualmente es algo urgente porque ahora, debido al logro de ciertos individuos del reino humano, la humanidad entera puede lograr un avance decisivo. Estas oportunidades especiales ocurren siempre en momentos decisivos de la historia, como los que atravesamos en la actualidad.

En este proceso de revelación del alma, la influencia de Virgo es de una enorme importancia debido a la cualidad y el potencial espiritual de la materia, que defiende, nutre y protege hasta que llega el tiempo de su aparición. Actualmente la humanidad ha llegado a ese punto en el que los primeros signos de manifestación son aparentes. De aquí la lucha, de aquí el conflicto entre el acostumbrado control de la materia o materialismo y los emergentes valores nuevos del Cristo interno en el alma humana.

Después, otro enunciado clave: “El fin de la humanidad es hacer tangible y objetivo aquéllo para lo que todo el proceso creativo estaba pensado”. Esto se encuentra involucrado con el proceso redentor. Deberíamos ser capaces, a través de la influencia del alma, del Cristo en nosotros, de redimir los aspectos puramente materiales de nuestra naturaleza de la personalidad, de refinar la forma material de manera que pueda reflejar, como un translúcido centro de luz, la radiación, la belleza y el amor del alma interna.

Este es el verdadero propósito de la creación, la redención de la sustancia rnaterial densa mediante el poder del alma que los seres humanos deben por si mismos invocar, dirigir y aplicar. No existe ningún otro medio más que a través de la expandiente consciencia de la humanidad y su efecto redentor en la sustancia del planeta en su totalidad.

Hay otra idea clave: “A través de todo el proceso de crecimiento y evolución y, poderosamente en Virgo, discurre el tema del servicio”. El servicio subyace el proceso evolutivo de este planeta. Podemos cooperar conscientemente con este proceso mientras aprendemos a vivir más por los dictados del alma y menos por las exigencias de la personalidad. Pero el esfuerzo hacia la cooperación no es para nuestro propio beneficio. Todos estaríamos mejor personalmente si hubiéramos redimido nuestras personalidades y hubiéramos aprendido a vivir, aunque sólo fuese un poco, como almas en manifestación, pero el propósito esencial es que, a través de estas expansiones y crecimientos de conciencia, podamos prestar un mayor servicio a la humanidad entera. El servicio no es una actividad planificada y artificial, ni consiste necesariamente en participar en acciones que merecen la pena, aunque ésto también es necesario, sino que a medida que uno es capaz de reflejar la energía del alma en cada aspecto de la vida diaria, no sólo transforma el entorno, sino que actúa como agente transmutador en el corazón de la humanidad. Sirve también para contribuir a la transfiguración de toda la personalidad humana por el poder del alma humana. Así pues el servicio, en su verdadero significado, es un efecto espontáneo del control del alma, basado en el amor a la humanidad. Amor y servicio son cualidades inseparables en la vida del alma y en el esfuerzo que realiza el alma por expresarse más perfectamente a través de la forma de la personalidad. En Virgo podemos desarrollar esta demostración del amor como relación correcta y como servicio, como un atributo del amor.

“El amor, la voluntad y la armonía a través del conflicto son las influencias controladoras que hacen a los seres humanos lo que verdaderamente son, Cristos en ciernes”. Amor, voluntad y armonía a través del conflicto. Estos tres atributos se manifiestan a través de Virgo como fuerzas controladoras que trabajan juntas para ayudar a hacer a las personas lo que verdaderamente son, hijos de Dios. Estos atributos se liberan a través de Virgo en la consciencia de la humanidad cuando podemos servir, literalmente, con abnegación mediante una entregada voluntad, con una inofensividad que es amor en acción y a través de un correcto hablar que es equilibrio mental y armonía, excluyendo cualquier forma de hablar desconsiderada o perjudicial. Estas son tres características principales del nuevo grupo de servidores del mundo, que encarnan el amor y la luz necesarios en el mundo de hoy. Cuando su presencia se manifiesta en nosotros, hemos realizado un buen progreso en el camino de revelar el principio Crístico, el alma.

La nota clave para el discípulo en Virgo, que podemos utilizar como pensamiento simiente en la meditación es: “Soy la Madre y el Hijo, soy Dios, soy materia”. Eventualmente, podremos decir: “Soy espíritu y materia y la relación entre los dos. Soy vida y amor y luz. Soy la unidad y la diversidad”.

FUENTE: REVISTA NUEVO MUNDO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: