Posteado por: Om Espacio Dinámicas Integradas | 9 agosto 2012

Las relaciones de pareja.

Las relaciones de pareja.

La mayoría de la gente inicia una relación con las miras puestas en lo que puede sacar de ella.

Pero hete aquí que el objetivo de una relación es decidir qué parte de ti mismo quisieras ver “descubierta”; no qué parte de la otra persona puedes capturar y conservar.
Sólo puede haber un objetivo para las relaciones, y para toda la vida: SER Y DECIDIR QUIEN REALMENTE SOS.

Resulta muy romántico decir que tú no eras “nada” hasta que llegó esa otra persona tan especial; pero eso no es cierto. Y, lo que es peor, supone una increíble presión sobre esa persona, forzándola a ser toda una serie de cosas que no es.
Como no quiere “desengañarte”, trata con gran esfuerzo de ser y hacer todas esas cosas, hasta que ya no puede más. Ya no puede completar el retrato que te has forjado de él o de ella. Ya no puede desempeñar el papel que le has asignado. Entonces surge el resentimiento. Y después la cólera.
Finalmente, para salvarse a sí misma (y a la relación), esa otra persona especial empieza a recuperar su auténtico YO, actuando más de acuerdo con Quien Realmente Es. Y en ese momento es cuando vos decís que “realmente, ha cambiado”.

Resulta muy romántico decir que, ahora que esa otra persona especial ha entrado en tu vida, te sientes completo.
Pero el objetivo de la relación no es tener a otra persona que te complete, sino tener a otra persona con la que compartir tu completud.
He aquí la mayor paradoja de todas las relaciones humanas: no necesitás a una determinada persona para experimentar plenamente Quienes Sos, y… sin otro, no sos nada.
Aquí radica a la vez el misterio y el prodigio, la frustración y la alegría de la experiencia humana. Requiere un conocimiento profundo y una total voluntad vivir en esta paradoja de un modo que tenga sentido. Y muy pocas personas lo logran.

La mayoría de nosotros iniciamos nuestras relaciones en los primeros años de madurez, con esperanza, plenos de energía sexual, con el corazón abierto de par en par y el alma alegre e ilusionada.
En algún momento entre los cuarenta y los cincuenta años (y muchos de nosotros quizás antes), renunciamos a nuestro más magnífico sueño, abandonamos nuestra más alta esperanza, y nos conformamos con nuestras menores expectativas; o a veces con nada en absoluto.

El problema es sumamente básico, sumamente sencillo; y, sin embargo, trágicamente mal interpretado: nuestro más magnífico sueño, nuestra más alta idea y nuestra más acariciada esperanza se había referido a nuestro amado OTRO, en lugar de a nuestro amado YO. La prueba de nuestras relaciones se había referido al hecho de hasta qué punto el otro se ajustaba a nuestras ideas, y en qué medida considerábamos que nosotros nos ajustábamos a las suyas.
Sin embargo, la única prueba auténtica se refería al hecho de hasta qué punto nosotros nos ajustábamos a las nuestras.

Las relaciones son sagradas porque proporcionan la más grandiosa oportunidad en la vida – en realidad, la única oportunidad – de crear y producir la experiencia de tu más elevado concepto de TI MISMO. Las relaciones fracasan cuando las considerás la más grandiosa oportunidad de crear y producir la experiencia de tú más elevado concepto de OTRO.

Si dejás que, en una relación con otra persona, cada uno se preocupe de Sí mismo: de lo que Uno mismo es, hace y tiene; de lo que Uno mismo quiere, pide, obtiene; de lo que Uno mismo busca, crea, experimenta… todas las relaciones servirán magníficamente a este propósito, y a quienes participen en ellas.
Dejá que, en la relación con otra persona, cada uno se preocupe, no del otro, sino sólo y únicamente de Sí mismo.
Parece una enseñanza extraña, ya que siempre nos han dicho que en la forma más elevada de relación uno se preocupa únicamente del otro. Pero yo te digo esto: es el hecho de centrarte en el otro -de obsesionarte con el otro- lo que hace que las relaciones fracasen.
¿Qué es el otro? ¿Qué hace? ¿Qué tiene? ¿Qué dice, quiere o pide? ¿Qué piensa, espera o planea?
No importa lo que el otro sea, haga, tenga, diga, quiera o pida. No importa lo que el otro piense, espere o planee. Sólo importa lo que vos hagas en relación con ello.

La persona que más ama es la persona que está más centrada en Sí misma.
Si no te amás a vos mismo, no podés amar a otro. Mucha gente comete el error de tratar de amarse a Sí mismo a través de amar a otro. Por supuesto, no se dan cuenta de lo que hacen. No se trata de un esfuerzo consciente, sino de algo que se da en la mente, a un nivel muy profundo, en el inconsciente.
Piensan: “Si puedo amar a otros, ellos me amarán a mí. Entonces seré alguien digno de ser amado, y, por lo tanto, Yo me amaré a mí mismo”.

El reverso de esto es que muchas personas se odian a sí mismas porque piensan que no hay nadie que las quiera.
Se trata de una enfermedad; es el verdadero “mal de amores”, pues lo cierto es que sí hay otras personas que les quieren, pero no importa. No importa cuánta gente manifieste su amor hacia ellos; nunca será suficiente.

Cuando realmente los querés, en primer lugar, no creen en ti. Piensan que tratás de manipularlos, que tratás de sacar algo de ellos. (¿Cómo podrías quererlos por lo que realmente son? No!!. Debe haber un error. ¡Seguro que querés algo más! Entonces ¿qué es lo que querés?).

Se cruzan de brazos, tratando de comprender cómo alguien puede realmente quererlos. Así, no te creen, y emprenden una campaña para hacer que se lo demuestres cada día. Tenés que demostrarles que los querés. Y, para hacerlo, pueden pedirte que empieces a cambiar TU conducta.

En segundo lugar, si finalmente llegan a creer que los querés, inmediatamente empiezan a preocuparse acerca de cuánto tiempo lograrán mantener tu amor. Así, con el fin de conservarlo, empiezan a cambiar SU conducta.

De este modo, dos personas se pierden a sí mismas – literalmente – en la relación. Inician la relación esperando encontrarse a sí mismas, y, en lugar de ello, se pierden a sí mismas.

 

Fuente:  http://www.facebook.com/permalink.php?id=242363685843032&story_fbid=327786197300780

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: